La voz curandera logo

El acompañamiento con voz y canto libre en un proceso de terapia

PREMISAS PARA PODER ACOMPAÑAR UN PROCESO DE TERAPIA CON VOZ

El terapeuta que acompaña un proceso terapéutico con voz y canto libre tiene que tener en cuenta varias premisas:

  • Adentrarse en el mundo del sonido para expresar algo puede desencadenar procesos catárticos fuertes, por lo que hay que estar muy atento y precavido para poder acompañar a tono y sostener al paciente con presencia y fuerza interior.
  • El proceso con sonido y canto libre puede ser muy rápido al ir a lo esencial sin perderse por los laberintos de lo racional.
  • El terapeuta para poder acompañar tiene que haber explorado a fondo su voz, y de esta manera conocer los diferentes registros sonoros de las emociones. La voz y el canto libre tiene que ser un recurso que utilice con facilidad para sí mismo. Solo de esta forma le será fácil proponerlo a un paciente.

CÓMO ES EL ACOMPAÑAMIENTO DE VOZ POR PARTE DE UN TERAPEUTA

Desde mi experiencia como terapeuta suelo proponer a mis pacientes el uso de la voz en diversas circunstancias. Una de las más frecuentes suele ser cuando vienen muy estresados emocionalmente por algún tema. Hay que tener en cuenta que será difícil abordar nada con cierta neutralidad si uno no descarga energéticamente las emociones. En ese caso puede ser útil empezar con frases del tipo “¿qué sientes?, ¿dónde lo ubicas en el cuerpo? y ponle un sonido”. O bien “¿cómo suena eso que me estás contando?”, “Dímelo con un sonido…” etc.

Es importante que el terapeuta escuche muy bien el sonido o canto de su paciente. La escucha se da desde el cuerpo, ofreciendo un rapport físico a través del sonido. De esta manera, escuchando desde el cuerpo se recibe información en forma de imágenes o intuiciones, que es el lenguaje del inconsciente.

Además, el terapeuta puede valerse también de su propio canto para incitar, contagiar o dar permiso a ir más allá. Eso le permite entrar también un poco en trance y desde ahí dejarse llevar por las intuiciones, el instinto, la creatividad que el mismo trance genera. Puede cantar con el paciente a la vez, y mientras la persona está expresando una herida y a veces lo expresa con una voz bajita, como que no se atreve…ahí el terapeuta acompañando con su voz y su canto, le va dando permiso para ir más allá. Casi como una partera, ayuda a parir esa voz que se quedó callada hace tanto tiempo.

Son muchas las situaciones en la terapia que se pueden facilitar con el sonido libre y la voz además de las que he ilustrado. Pero en general el trabajo de voz va a ayudar a:

  • A expresar emociones fuertes contenidas, nudos emocionales y bloqueos expresivos del paciente
  • A explorar el inconsciente, lo que la persona no sabe ni siquiera que trae internamente y que le está limitando su vida.
  • A impulsar un estado de alegría, de permiso tras un trabajo emocional expresivo.
  • A aumentar la autoestima porque cuando uno canta de esta forma se siente mejor consigo mismo

CONTEXTOS TERAPÉUTICOS DONDE SE PUEDE UTILIZAR LA VOZ Y EL CANTO LIBRE

  • En terapia individual es posible siempre usar la voz para entrar en contacto con lo que uno siente y expresarlo. Además, los gestaltistas que conocen el manejo de la técnica de la silla caliente lo pueden hacer con sonidos. Para ello la consigna es que enfoquen su intención en el sonido que emitan. Sería algo así como “canta lo que le quieres decir”.
  • También se puede utilizar la voz en muchos ejercicios de Programación Neurolingüística (PNL), trabajo de polaridades, círculos de excelencia, anclajes con sonido, etc..
  • En terapia de parejas se puede proponer, antes de empezar, unos minutos de rapport con sonido mirándose a los ojos. También cuando es difícil la comunicación verbal utilizar entonaciones puede llevar la energía a la presencia y a lo esencial. O incluso para cerrar una sesión difícil llevando las aguas a su remanso a través de un canto libre conjunto o simples entonaciones.
  • Con mujeres y hombres en espera de un hijo es muy bello también establecer contacto con la criatura desde el canto del padre y de la madre. Además, el padre, que a veces se siente “fuera del tándem madre-hijo”, puede hacerle llegar su voz conscientemente al hijo con su canto transmitiéndole lo que quiera, amor, ternura, aceptación, ilusión etc. y de esta forma tener una parte más activa de contacto con el bebé.

REQUISITOS PARA UN TERAPEUTA QUE QUIERA UTILIZAR LA VOZ EN SUS TERAPIAS

  • ¡Buena noticia! No hace falta saber música ni tener una bonita voz
  • Hace falta tener, eso sí, muchas ganas de explorar la propia voz antes de acompañar ningún proceso. Solo así se puede experimentar el alcance y poder de la voz y del canto libre.
  • Hacer mucho ejercicio de entonaciones, de exploración vocal totalmente libre, familiarizarse con la plasticidad de la propia voz, ir más allá de lo conocido en la propia voz, sin juicios y sin pretensiones…, jugar con la voz y la improvisación con el canto libre, explorar las diversas emociones transitándolas con sonido y canto libre, …, aprender a cantarlo todo, porque TODO SE PUEDE EXPRESAR Y CANTAR.
  • Explorar la voz y el canto libre en un grupo de voz donde se trabajen los procesos que surjan con alguien experimentado. El grupo actúa siempre como un buen catalizador de procesos internos y permite mucho adentrarse con la voz al romper el pudor, las corazas y los miedos al ridículo iniciales.

ILUSTRACIÓN DE UN CASO DE ACOMPAÑAMIENTO TERAPÉUTICO CON VOZ

En esta sesión grupal de terapia con voz, pedí al grupo que expresaran cómo se sentían en ese momento dejándose fluir con voz y movimiento libre.

Tras un rato de exploración libre invité a salir a trabajar a quien quisiera profundizar más con la voz.

Una mujer de mediana edad que llamaremos Mariona, salió al medio queriendo ahondar en sus sonidos de malestar ya que sentía mucho dolor en la parte superior de la espalda.

Inicié el trabajo sugiriéndole que repitiera esos sonidos y movimientos para contactar más con el malestar. Mariona notaba mucha tensión en los hombros y dolor en el cuello. Le dije que dejara salir el dolor en forma de sonido y que dejara que el sonido la guiase donde tuviera que ir. Al poco empezó a lanzar gritos de rabia muy estridentes.

En este punto suelo dejar que la persona se sienta libre de expresar lo que sienta al nivel que quiera y no la freno, pero sí la acompaño de cerca. Esto significa a veces ponerle una mano detrás de la espalda para que me perciba, dado que a menudo la persona está en un trance con ojos cerrados y no quiero que pierda el equilibrio, más bien que se sienta segura con mi acompañamiento.

Escuchando esos sonidos desde mi cuerpo, como si yo misma los hiciera internamente, me vino la imagen de una rabieta infantil y le pregunté “¿cuántos años tienes en este momento?” y de repente Mariona se vio con 3 años y haciendo una gran rabieta en casa de sus padres. Sentía mucha frustración y gritaba muy fuerte. Su cuerpo estaba rígido, con mucha fuerza en las piernas, vientre y brazos. Se puso a dar golpes, gritando fuerte, llena de rabia a un cojín. Y de repente se paró.

Yo le propuse entonces que respirara hondo y dejara salir un sonido mientras le tocaba un punto en medio del pecho donde decía que le dolía mucho. Al cabo de un tiempo empezó con un llanto también muy intenso. (Según me contó Mariona después de la sesión pocas veces había experimentado una potencia así en su voz).

En ese momento Mariona no entendía qué le pasaba y por qué estaba tan triste, pero sentía mucho dolor y abandono. Se sentía aún más pequeña, casi como si fuera un bebé.

Escuchando desde mi cuerpo esos nuevos sonidos más débiles me vino la imagen de una niñita aún más pequeña e instintivamente la acogí en brazos estrechándola hacia mi pecho y empecé a acunarla cantando una melodía espontánea hasta que se fue consolando y su llanto se fue apagando. Mariona empezó a sentirse mejor.

Después al término de la sesión me dijo que le había venido el recuerdo de su abuela materna, con la que tenía un vínculo muy especial y recordó cómo se quedaba dormida en su regazo oyendo su corazón y con sus caricias.

Acompañamiento con canto libre y voz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más
Historias