La voz curandera logo
Sobre el sentido de la vida

Pareciera que el sentido de la vida como dice Emilio Carrillo está en el mismo vivir. Vivir tiene sentido por sí mismo, por el mero hecho de existir.

Y podemos vivir de muchas maneras, pero tal vez lo que nos dé más sentido es vivir con consciencia. Tartang Tulku, el maestro tibetano de Claudio Naranjo, en una ocasión le dijo: «encontrarás el sentido de la vida cuando vivas una vida con sentido».

¿Cuál es el sentido de la vida para

Claudio Naranjo?

Y el mismo Claudio cuando le preguntaban sobre el sentido de la vida, respondía con su tono pícaro «es una planta de tomate».

¿Qué es vivir con sentido?

Una vida sin sentido es vivir dormido, aletargados, inconscientes y en total desapego con lo que uno siente, piensa y actúa. Lo contrario nos mueve a estar despiertos, a vivir en conexión profunda con todas las manifestaciones de la vida y despertando en nosotros aquellas verdades y valores que nos conectan con la fuente de amor del universo, de donde venimos.

Buscamos la felicidad como la planta que se orienta espontáneamente hacia la luz del sol, el agua de la lluvia, los nutrientes de la tierra a través de sus raíces, dejándose mecer por la danza suave del aire. La planta no se queja de su condición, busca su crecimiento más allá de que esté en un terreno árido o poco propicio.

¿Ser feliz da sentido a la vida?

Siempre me ha llamado la atención -cuando he viajado a Sudamérica, entrando en la selva amazónica-, cómo todo el universo vegetal busca la luz, crece imparable aún ante las mayores adversidades. Y esto me ha hecho preguntar sobre el ser humano. También ante los mayores cataclismos busca reorganizarse, readaptarse a nuevas condiciones. Y en esa búsqueda del terreno fértil que le permita seguir su andadura podemos percibir una búsqueda de la felicidad aunque ello se traduzca muchas veces en una eterna mejora de su condición de vida.

¿Se puede relacionar el ser feliz con una vida plena de sentido? Yo creo que sí, pero no porque la felicidad te la dé una vida plácida y feliz. Más bien porque viviendo en conexión y atención plena, despierto y alineado con lo que la vida te trae, puede surgir esa alegría interior que podemos llamar felicidad. Y que pasa por no oponerse a la vida misma.

El sentido de la vida se enfoca a través

de los dones y talentos

También una vida tiene sentido cuando la eliges con consciencia. Esto significa ir orientando tus elecciones en base a lo que vas conociendo de ti a través de tus dones y talentos. Como en la parábola de los talentos, qué pobre aquél que esconde su moneda para no perderla y ahí se queda bien guardada, sin crecer. ¡Cuán infelices somos cuando sabiendo que tenemos un don no vemos la manera de hacerlo florecer!

Y es que al igual que un árbol cobra sentido de su existencia a través de sus frutos, también nosotros vivimos con pleno sentido cuando fructifican nuestros dones y talentos para el beneficio de los demás.

Eso que parece que delinea nuestro destino, en base a lo que podemos aportar con nuestra vida es lo que va a conferir un sentido de realización plena, sintiéndonos felices sin grandes pretensiones, como el árbol que cada primavera se prepara para florecer y dar sus frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más
Historias

Hay que darle voz al animal interior que llevamos dentro

«Hay que darle voz al animal interior» escuché en varias ocasiones a mi querido maestro Claudio Naranjo: . Eso me hacía darme cuenta de cómo formamos parte de una cultura patriarcal que reprime el instinto. Y entonces me preguntaba: ¿cómo podemos trabajar la espontaneidad, recuperar el espíritu dionisíaco y romper con una lógica directiva – lineal – tan anti natural?

Leer más »

La historia de Valter

Cuando yo vivía en la campiña toscana, en un podere (casa de campo) cerca de Siena, acogíamos personas que querían pasar un tiempo viviendo con

Leer más »

Cantar para no contar

Resumen del artículo Nuestra voz, nos conecta con el sonido del universo. Cuando cultivamos nuestro ser esencial entramos en contacto con lo sagrado que se

Leer más »